martes, 10 de marzo de 2015

Crítica de cine - Ex Machina (Alex Garland)


 
Título: Ex Machina
Título original: Ex Machina
Año: 2014
Duración: 108 minutos
Director:  Alex Garland
Guión: Alex Garland
Reparto: Domhnall Gleeson (Caleb), Oscar Isaac (Nathan), Alicia Vikander (Ava), Sonoya Mizuno (Kyoko), Corey Johnson (Piloto), Deborah Rosan (Office Manager)
País: Reino Unido, Estados Unidos
Género: Drama, Thriller, Ciencia ficción
Productora: Universal Pictures, DNA Films
Distribuidora: Universal Pictures
Música: Geoff Barrow
Fotografía: Rob Hardy
Calificación: No recomendada para menores de 12 años

Sinopsis

La historia de Caleb, un programador de 24 años que trabaja en una de las mayores empresas de Internet del mundo. Un día gana un concurso cuyo premio es una semana de vacaciones en la mansión privada del presidente ejecutivo de la compañía. Cuando Caleb llega a la estupenda casa en medio de la nada, descubre que deberá participar en un experimento tan extraño como fascinante en el que interactuará con la primera inteligencia artificial auténtica del mundo que habita en el cuerpo de una preciosa mujer robot.

Opinión personal

¿Sabéis cuántas películas se han realizado sobre inteligencia artificial? Lo cierto es que si nos pusiéramos a contarlas, unas cuantas formarían parte del baúl de filmes sobre el dilema de si una máquina puede tener o no sentimientos. Y es que, aunque parezca un tema de ciencia ficción nuevo de hace dos días, no lo es en absoluto, pues uno de los grandes clásicos data del año 1927 y está dirigido por Fritz Lang. Considerado como uno de los grandes referentes del expresionismo alemán en el cine, la muda Metrópolis ya supuso toda una novedad que hizo reflexionar a más de uno hace casi un siglo.

No obstante, desde entonces, numerosos largometrajes sobre IA han inundado la cartelera. Desde la mítica obra Kubrickiana 2001: una Odisea del Espacio, pasando por Blade Runner de Ridley Scott, Yo, Robot (Alex Proyas), o Wall-E (Andrew Stanton) a  I.A. Inteligencia Artificial (sello Spielberg), que tuvo mucho bombo y continente, justito contenido y encima mal desarrollada, o la totalmente inverosímil Transcendence, solo por poner unos ejemplos. En cualquier caso, y centrándonos en Ex Machina, el novelista británico Alex Garland, responsable de guiones como los de 28 días después o Sunshine, va un poco más allá con su primer filme como director al plantear no solo si un robot puede o no tener sentimientos, sino si es capaz de amar, tener instinto de supervivencia o sentir deseo sexual.

Caleb es un joven programador que gana un concurso cuyo premio supondrá algo que jamás habría imaginado. Y es que una semana en casa de Nathan, el fundador de la empresa de telecomunicaciones para la que trabaja, puede dar mucho de sí. De este modo, y como si de la isla de Jurassic Park se tratara, un helicóptero deja al protagonista en mitad de un campo inmenso, dándole solo un par de instrucciones. Allí, en medio de la naturaleza se encuentra la mansión de este magnate de mente ¿privilegiada? Un tipo un tanto especialito que no acaba de gustar desde el principio, y que le propondrá dos cosas que no podrá rechazar. La primera, firmar un acuerdo de confidencialidad. La segunda, ser el humano del test de Turing que dará o no el visto bueno a su robot humanoide Ava. 

Tres personajes completamente distintos, y prácticamente los únicos de la peli, si no contamos a Sonoya Mizuno (que sería la cuarta), cuyo papel secundario viene a ser “el papel secundario” en el filme, pues hay muy poco más, por no decir nada. No obstante, es más que suficiente. Domhnall Gleeson (Una cuestión de tiempo) se mete de lleno en su papel de joven y entusiasta ingeniero informático, haciéndolo francamente bien, y aportando bastante a un personaje que dice mucho con muy poco. Por su parte, Oscar Isaac (Ágora), el Doctor Jekyll y Mr. Hyde de turno, no lo hace mal; mientras que Alicia Vikander es, junto con Gleeson, la que más destaca. Unas interpretaciones contenidas y más que correctas que, sin embargo, no hacen por sí mismas una buena película. Y es que a pesar de que la idea que se plantea es muy interesante, así como lo es el comienzo y el planteamiento del filme, el ritmo y el sentido del mismo son otro cantar. El hecho de que Ex Machina mantenga casi todo el rato expectante por ver qué va a suceder, no quita que haya momentos en los que la acción se desarrolle muy lentamente para que en un momento todo se resuelva demasiado rápido, dejando al espectador con un sabor de boca más amargo que el chocolate negro del 99% a la vez que un incontenible What the fuck? se escapa de su boca…


Una vez más, una película con una idea original y muy atractiva que se acaba quedando a medias, convirtiéndose en lo que no fue y pudo haber sido. Invitándonos de nuevo no solo a la reflexión de si es posible que un robot pueda o no tener sentimientos, y hasta dónde podrían llegar, sino también a la inevitable cuestión de si realmente es tan difícil hacer un filme que valga la pena como los que se hacían antes… ¿Estaremos sufriendo una especie de “cine-pausia”? 
Puntuación
 ¿Habéis visto Ex Machina?
¿Qué os ha parecido?

7 comentarios:

  1. La tengo pendiente, espero poder verla porque este tipo de películas me gusta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Uh, me apunto esta peli para verla porque me encantan las pelis de ciencia ficción de este estilo. Quizá no son una gran maravilla pero me parecen la mar de entretenidas^^
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno de este tipo de ciencia ficción (dejo aparte el de batallitas intergalácticas tipo Star Wars) es que, al socaire de una narración o relato, plantea problemas filosóficos muy profundos, como ocurre en los cuentos de Ray Bradbury o Isaac Asimov.

    Hay un cierto desdén hacia la literatura de ciencia ficción, cuando algunas novelas -como Solaris (de Stanislaw Lem)- son obras maestras de la literatura en general (pero ningún crítico literario lo reconocerá).

    En el caso de "Ex machina" son varias las cuestiones suscitadas, y más las insinuadas. Entre las últimas: ¿Con qué finalidad el magnate industrial estaba empeñado en conseguir una óptima inteligencia artificial? ¿Puede una inteligencia artificial autodeterminarse, o estará sujeta siempre a los designios de quien la programó? ¿Puede una inteligencia artificial atenerse a una ética: experimentar piedad, remordimiento, arrepentimiento,culpa...? (Supuestamente no en la película, aunque el trágico final permite una lectura distinta: la robot se queda pensativa en medio de la ciudad donde supuestamente iba a ir con su libertador; así que cabe preguntarse ¿volverá al laboratorio para rescatarlo?

    La película plantea o sugiere muy bien estas y otras cuestiones, y no se va por las ramas con efectos especiales, florales o artificiales propios del mal cine de ficción científica. Por todo ello, se trata de una cinta decididamente recomendable.

    ResponderEliminar
  4. No me acaba de llamar, gracias por la crítica, besotes

    ResponderEliminar
  5. Jo, qué pena que prometa más de lo que ofrece... Aunque yo igual le tengo ganas así que intentaré verla cuando pueda.

    Un beso ♥

    ResponderEliminar
  6. O_O vaya la portada me encantaaa! La vere :)
    si se queda a medias debe ser como lucy u.u
    tan buena y original pero como que le falto..Saludss

    ResponderEliminar
  7. Hola guapísima!!

    Es una pena que la película no haya llegado a todo lo que podría haber sido. Yo le tengo curiosidad, pero visto lo visto, creo que voy a tener que bajar un poco mis expectativas. Espero que la siguiente peli que veas, te guste al menos un poco más =)

    Muchos besitos!! =)

    ResponderEliminar