martes, 2 de diciembre de 2014

Un paseo de ensueño por la industria del cine: Hollywood y los estudios



Desde que era una enana, una de las cosas que siempre me han acompañado ha sido mi pasión por el cine. Soñando despierta con ser una gran actriz de la industria cinematográfica estadounidense, con asistir a la gala de los Oscars, con vivir una historia de amor de esas de película, y con poder ir, cómo no, a Hollywood. 

Por eso, cuando este año tuve la oportunidad de viajar a Los Ángeles, sentí que uno de mis grandes sueños por fin se había hecho realidad. Y eso que esta inmensa ciudad tiene muchas cosas por las que no me llegó a conquistar. No obstante, el hecho de poder ir a Hollywood Boulevard, caminar por el Paseo de la Fama, ver el Teatro Dolby (donde se celebra la gala de los Oscars) y el Teatro Chino, o ir a sus famosas colinas para ver de cerca Hollywood Sign es algo que me hizo muchísima ilusión. Pero claro estaba que como cinéfila empedernida (y como diría Forrest Gump) ya que había llegado hasta allí, no podían faltar dos sitios imprescindibles: los estudios Universal y los de la Warner Bros. Y es que una cosa hay que reconocer: y es que estos estadounidenses saben venderse, y además lo hacen muy bien.

Cuando llegué por primera vez (fui tres veces en total) a Universal Studios Hollywood, y vi la fuente con su enorme y característica bola del mundo presidiendo la entrada, un escalofrío de emoción me recorrió de arriba a abajo. Tenía muchas ganas de ir allí, pero lo cierto es que, pese a la creencia inicial común, este lugar no solo alberga los estudios de cine, sino que también es un gran parque temático, cuya ambientación es prácticamente insuperable. Además de numerosas atracciones asociadas a diferentes películas del estudio, podéis encontrar espectáculos de todo tipo, restaurantes, tiendas, e incluso, unos cines. Sin olvidar, por supuesto, su recorrido estrella por algunos de los platós y escenarios más característicos de sus largometrajes (lo que más me gustó del parque sin lugar a dudas) como el Motel Bates de Psicosis, los restos del avión de La Guerra de los Mundos, parte del decorado de El Grinch o el inicio de la calle Wisteria Lane de la serie Mujeres Desesperadas.

Sin embargo, aunque me gustaron mucho los estudios Universal, he de reconocer que me supo a poco en cuanto a lo que esperaba encontrarme: más decorados reales de películas. Por eso, tenía que ir a la ciudad natal de mi querido Tim Burton (Burbank) para poder ver con mis propios ojos otro de los must del cine estadounidense, Warner Bros. Studios. Tras un recibimiento por parte de algunos Looney Tunes, una tienda con miles de cosas que me habría comprado entera, y una introducción en una sala de cine, dio comienzo el recorrido al corazón del séptimo arte made in USA y sus series de televisión. Un mundo mágico donde todo es posible; y es que en dos minutos te construyen, montan y desmontan lo que sea, cambiando por completo cualquier plató o escenario. Sencillamente alucinante. Además, entre otros sitios curiosos estuvimos en una parte del Parque Jurásico (bueno, donde rodaron algunas escenas, claro), en la cafetería de Las Chicas Gilmore, en una calle que utilizan en numerosas películas (como Spiderman y series como Urgencias o Pequeñas Mentirosas) y que la van cambiando y adaptando según lo que haga falta en cualquier momento, pasamos por las oficinas de Chuck Lorre (The Big Bang Theory, Dos hombres y medio), por una nave repleta de coches tan famosos como el Batmovil (del que había varios modelos), de El Gran Gatsby, Herbie a tope, Harry Potter o El Gran Torino; una exposición de trajes y objetos de la trilogía de El Caballero Oscuro, Friends, Resacón en Las Vegas, Smallville, Gravity, Juego de Tronos, Harry Potter… Una auténtica pasada.  

No obstante, lo que me pareció más alucinante de todo fue visitar dos sitios relacionados con mis dos sitcoms (comedias de situación) favoritas: Friends y The Big Bang Theory. De la primera, me llamó muchísimo la atención que, a pesar de estar ambientada, como todos sabéis, en la ciudad de Nueva York, jamás se grabó allí un capítulo. Todos y cada uno de ellos fueron grabados en los estudios de la Warner Bros. en California. Por desgracia, dado que la serie acabó hace ya unos cuantos años, no conservan los decorados de la misma, según nos dijo el guía. Sin embargo, y por suerte, tienen una reproducción de la famosa cafetería Central Perk, donde los visitantes pueden entrar y hacerse fotos en el sofá en el que tantas horas pasaron hablando y riendo los personajes de la serie.

En cuanto a la serie de Chuck Lorre y Bill Prady, lo que me encontré allí fue algo que no habría imaginado en mis mejores sueños: ¡ni más ni menos que el decorado de The Big Bang Theory! La casa de Penny, el mítico descansillo con el ascensor averiado, y el apartamento de Sheldon y Leonard estaban ante mis ojos. Todo tal cual lo habían dejado el día anterior los actores, realizadores y demás personas del equipo técnico tras la grabación del capítulo correspondiente. Estando ahí, donde se sitúa el público que acude a verlo en directo (las entradas se agotan en pocos minutos nada más salir a la venta, por cierto), no pude hacer otra cosa más que sentirme extasiada por poder estar allí, contemplando lo que cientos de veces había visto por la televisión sentada en el salón de mi casa. ¡Ay si hubiera sabido que podría ir allí a verles en directo…! ¡Otro gallo habría cantado! Jajaja. En cualquier caso, fue una experiencia totalmente increíble.

Al haber tenido la suerte de poder ir allí, y disfrutado como una niña con zapatos nuevos, de vuelta a casa solo podía pensar en lo afortunada que había sido por haber podido hacer realidad uno de mis sueños. Y es que 14.000 km de distancia no son nada cuando sabes que todo eso que has visto y vivido formará parte de ti para siempre... aunque estés casi en la otra punta del mundo.

¿Habéis estado en Los Ángeles?
¿Conocíais los estudios? ¿Os gustaría ir?  

7 comentarios:

  1. Yo no he ido pero siempre estoy abierta a viajar jaja, me encantaría ir y ver lo de harry potter me sacaría mil y una fotos.

    saludos jaj

    ResponderEliminar
  2. menudo viaje!!
    Ojala pueda ir algún día!

    ResponderEliminar
  3. Que superviaje, tuvo que ser genial, gracias por contárnoslo, besotes

    ResponderEliminar
  4. Que viaje tan alucinante :D
    Seguro que lo pasaste genial ^^
    Gracias por compartir tu experiencia.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Me has matado con lo de que la cafeteria de las Chicas Gilmore se usa de habitual....no la reconozco fuera!!!! que desastre. Que envidia de viaje
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Uff, con tu entrada me han dado muchísimas más ganas de las que ya tengo de ir a Los Ángeles.
    Debe ser alucinante y emocionante. Además, ver decorados, sets de tus películas favoritas ... es algo increíble; me paso con los estudios de Potter y es un no cerrar la boca en todo el tiempo jajajajaja

    un besote

    ResponderEliminar
  7. ¡Que suerte poder ir a todos esos sitios! A mi tambien me encantaria poder ir.

    Saludos

    ResponderEliminar