domingo, 9 de noviembre de 2014

Reseña de cómic - The League of Extraordinary Gentlemen. Dossier Negro (Alan Moore, Kevin O’Neill)


Título: The League of Extraordinary Gentlemen. Dossier Negro
Autor: Alan Moore, Kevin O’Neill
Editorial: Planeta Cómic
Formato: Cartoné
Páginas: 200
ISBN: 978-84-16051-43-4
Precio: 20 €

Sinopsis

La Inglaterra de mediados de los años 50 ya no es la que era. Los poderes han instituido ciertos cambios. La Liga ha sido disuelta y desperdigada y el país está bajo el yugo de un gobierno implacable. 

Ahora, después de muchos años, la siempre joven Mina Murray y un rejuvenecido Allan Quatermain vuelven en busca de algunas respuestas, respuestas que solo pueden ser halladas en un libro enterrado en las profundidades de su antiguo cuartel. El libro contiene la clave de la historia oculta de la Liga a través de los años: The Black Dossier 

Mientras Allan y Mina ahondan en los detalles de sus precursores, remontando siglos atrás, ambos deben sortear a unos peligrosos perseguidores que están empeñados en conseguir el manuscrito y acabar con los hombres extraordinarios de una vez por todas.

Opinión personal

Al fin, y gracias al esfuerzo de Planeta Cómic, que ha abordado una edición de especial dificultad por los motivos que explicaremos a continuación, podemos consultar este volumen, hasta la fecha el último publicada por Alan Moore dentro de su conocida saga, en el que nos aporta información con la que no contábamos sobre qué tareas ha  desempeñado exactamente la Liga de los Hombres Extraordinarios, así como sus sucesivas formaciones, que han ido cambiando a lo largo del tiempo. Tal vez si hubiera que destacar algún elemento dentro de este cómic, es la asombrosa cantidad de guiños literarios que se encuentran a lo largo de todas sus páginas, muchos de los cuales probablemente se nos hayan escapado. Es la obra de George Orwell, 1984, en la que se inspira Moore para crear una ambientación post-bélica, en el que un gobierno totalitario vigila con mano de hierro que todos sus ciudadanos profesen amor y fidelidad a un Gran Hermano omnipresente. Como ya se ha explicado en la síntesis, el cómic se divide en dos partes, que se alternan conforme avanza la historia: por un lado, tenemos las aventuras y desventuras de Mina Murray y Allan Quatermain (también personajes de origen literario) en su lucha por encontrar y mantener el Dossier a salvo de sus enemigos. Por otro, las consultas al propio Dossier y sus textos supuestamente prohibidos por el Gobierno, junto con las anotaciones entre sus poseedores, nos muestra un ingenioso pastiche de textos que reproducen desde una supuesta obra de Shakespeare, hasta cómics pornográficos vintage, pasando por aventuras galantes dieciochescas, y a través de las cuales podemos averiguar también datos sobre las misiones anteriores de la Liga y sus componentes. El esfuerzo de maquetación que supone recoger todas estas páginas a modo de facsímil dentro de la historia convencional aporta un extra de disfrute y una riqueza que permite muchas relecturas.

El cómic culmina con un final psicodélico y delirante, que ha despertado polémica entre los fans de Moore, y cuya sorpresa final no voy a revelar aquí para que podáis disfrutarla al máximo si os decidís a leerlo. En mi opinión, confieso que me ha encantado la locura surrealista con la que finaliza esta entrega, más allá de los sentidos e interpretaciones que intenten buscar los entendidos en la saga. La gran abundancia de referencias literarias y a aventuras anteriores puede hacer, en ocasiones, que el cómic no sea fácil de seguir desde un punto de vista lineal. Sin embargo, es precisamente este elemento lo que le confiere su principal riqueza, junto con el hecho de que pueda ser disfrutado tanto por los más freakies de este mundo como por los que no somos tan expertos, como es mi caso. También cabe decir que son precisamente las historias contenidas en el Dossier el elemento de mayor valor del cómic, ya que el periplo de Mina y Allan sigue el esquema convencional de una aventura policíaca, y da la sensación en ocasiones de que existe únicamente para justificar la inclusión de los textos del Dossier. Sin embargo, el contraste entre ambas partes da un ritmo original al conjunto, y el dibujo de Kevin O’Neill se adapta a la perfección al estilo vibrante y complejo de Moore, con la dificultad añadida en esta entrega que supone el reto de abordar tantos estilos diferentes. En resumen, recomendamos absolutamente su lectura.

Puntuación
¿Habéis leído este cómic?
¿Os ha gustado?
Gracias a Planeta Cómic por el ejemplar

4 comentarios:

  1. Yo también lo he leído y me ha gustado mucho, lo recomiendo. ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gustaría preguntaros una cosa. Comentáis que es el último volumen publicado por Planeta. Yo tengo "1969" y "2009" (me falta "1910", que está descatalogado, pero eso es otra historia), y los personajes continuamente hacen referencia a los acontecimientos ocurridos en los años 50, por lo que me sentí algo perdido en muchos momentos de la lectura.

    Entonces, ¿este volumen se publicó originalmente antes o después de "1969" y "2009"? es mera curiosidad, pero lo comento porque recomiendo, a quien desee leer la saga en orden cronológico, que lea antes este "Dossier Negro" que sus secuelas, o se enfrentará a la misma sensación que padecía yo.

    Por mi parte, me apuntaré este "Dossier Negro" para comprarlo y leérmelo, completando así la colección. Comentar también que la gran cantidad de referencias culturales que contiene esta saga me produce la sensación de estar perdiéndome algo, de no estar aprehendiendo todos los guiños y bromas de los autores. Muchas referencias están además muy enfocadas al público británico, y haría falta una guía de lectura para captarlas. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "Dossier Negro" se publicó en Estados Unidos en 2007, por lo que es anterior a todas las entregas del Volumen III que comentas, así que, efectivamente, siguiendo una lectura cronológica habría que leerlo antes de "1910", "1969" y "2009". Gracias por la pregunta, yo tampoco soy una experta en la materia y así también pueden aclararse los demás lectores.

      Eliminar