martes, 25 de noviembre de 2014

Crítica de cine - Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1 (Francis Lawrence)


Título: Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1
Título original: The Hunger Games: Mockingjay Part 1
Año: 2014
Duración: 125 minutos
Director: Francis Lawrence
Guión: Danny Strong
Reparto: Jennifer Lawrence (Katniss Everdeen), Josh Hutcherson (Peeta Mellark), Liam Hemsworth (Gale Hawthorne), Woody Harrelson (Haymitch Abernathy), Sam Claflin (Finnick Odair), Julianne Moore (Presidenta Alma Coin), Natalie Dormer (Cressida), Elizabeth Banks (Effie Trinket), Philip Seymour Hoffman (Plutarch Heavensbee), Jeffrey Wright (Beetee), Donald Sutherland (Presidente Snow), Stanley Tucci (Caesar Flickerman)
País: Estados Unidos
Género: Aventuras
Productora: Lionsgate, Color Force
Distribuidora: eOne Films
Música: James Newton Howard
Fotografía: Jo Willems
Calificación: No recomendada para menores de 12 años

Sinopsis

Sitúa a Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence) en el Distrito 13 tras, literalmente, destrozar los juegos para siempre. Bajo el liderazgo de la Presidenta Coin (Julianne Moore) y contando con las advertencias de los amigos en quien confía, Katniss expande sus alas al tiempo que lucha por salvar a Peeta (Josh Hutcherson) y a una nación conmovida por su coraje.

Opinión personal

Tras una larga espera de un año, por fin llega a nuestros cines la tercera parte de Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1. Y eso que he de reconocer que estuve mucho más emocionada esperando En llamas que esta tercera entrega, ya que la segunda no me acabó de convencer. No obstante, con esta me han vuelto a crear más expectación que con aquella, por lo que no sé si aguantaré otro año más para conocer el desenlace, o por el contrario, tendré que hacer como con Crepúsculo (concretamente con Amanecer) y leerme el último libro para calmar mis ansias y saber cómo termina.

La verdad es que no sé por qué está tan de moda dividir las últimas entregas de trilogías o sagas literarias en dos partes al adaptarlas al cine (véase el final de Harry Potter o la ya mencionada saga vampírica); bueno, vale, sí, para exprimir hasta la última gota el éxito de las mismas. Sin embargo, he de decir que cada vez me atacan más los nervios con estas cosas, y más teniendo en cuenta que luego nos dejan con la miel en los labios durante un tiempo considerable (a los que no nos hemos leído los libros antes, claro).

Centrándome en la peli de hoy, Sinsajo 1 sitúa la acción prácticamente donde acabó En llamas. Después de que Katniss acabara con Los Juegos del Hambre y que el Distrito 12 fuera reducido a cenizas, nuestra protagonista se encuentra en lo que queda del Distrito 13 con los suyos, a excepción de alguien que se ha convertido en una persona muy importante para ella, su compañero Peeta. No sabe si está vivo o muerto, pero no se lo puede quitar de la cabeza, ni evitar sentirse culpable por lo que sucedió. Pero ahora ha de mirar hacia delante y ver qué puede hacer para salvarle. Así, tras lo que ella comenzó sin ni siquiera ser consciente, la presidenta del distrito quiere que ella sea el Sinsajo, convirtiéndose así en la imagen de la rebelión contra el Capitolio, y animando a los otros distritos a levantarse contra ellos y luchar juntos por su libertad.  

Probablemente porque En llamas me pareció más de lo mismo, esta entrega me haya resultado más atractiva. Con perdón de los acérrimos fans de las exitosas novelas de Suzanne Collins, personalmente, ya me resultaba repetitivo. Por eso, el giro producido al final de la segunda parte y el comienzo de este final dividido, ha sido como un soplo de aire fresco que se estaba pidiendo a gritos. Lo que pasa con Sinsajo 1 es que al faltar el desenlace (por esta moda desquiciante que ya os he dicho) la película resulta amputada, quedando a medias, y dejándonos con ganas de mucho más, porque siempre al final sucede lo más interesante. Y es que en ese sentido, el filme se pasa la gran parte del tiempo hablando de lo que ha pasado, lo que supone eso, y lo que va a pasar (la guerra que suponemos tendrá lugar en Sinsajo 2), manteniendo al espectador en vela todo el rato para saber igualmente si por fin podrán rescatar a Peeta o no, y qué pasará entre él y Katniss (quien, por cierto, no sabe lo que siente exactamente por su compañero de juegos, pero se pasa toda la peli con el runrún de Peeta, teniendo al lado a Gale, su imponente “amigo” de toda la vida y no haciéndole ni caso). 

Así, en lo que al triángulo amoroso respecta (muy de moda también), este se aprecia muchísimo mejor en la anterior peli, ya que en esta no pasa nada, y todos nos olemos, casi antes que la propia Katniss, que lo que siente por Peeta va más allá de la estrategia que les obligó a seguir el Capitolio, sin entender, eso sí, cuáles son realmente sus sentimientos. Sin embargo, un gran fallo es el hecho de que el espectador no sepa en ningún momento qué está pasando con Peeta, ni qué le están haciendo tanto a él como a los otros supervivientes de los juegos, quienes se encuentran presos en el Capitolio. Algo que probablemente lo hayan explicado en el libro, pero que los que no nos lo hemos leído nos quedamos a cuadros. Lo que es sin duda un error, ya que deberían explicarlo, y no dar por hecho que todos los sabemos.

En cualquier caso, y centrándonos en los actores, Jennifer Lawrence vuelve a interpretar a Katniss Everdeen, cargando con casi todo el peso del filme (en las otras estaba algo más repartido). Caras nuevas como Julianne Moore, que está bastante bien en su papel de presidenta del Distrito 13, o Natalie Dormer, quien da el pego en su papel de reportera/cámara/compañera de Katniss, se incorporan al reparto de Los Juegos del Hambre. Además de ellas, caras ya conocidas de las entregas anteriores como Josh Hutcherson (a quien casi no vemos y no dice demasiado), Liam Hemsworth (cuya actuación deja más bien indiferente), Elizabeth Banks (que está mejor que en las anteriores, teniendo menos protagonismo, y aportando el punto cómico a la cinta), Woody Harrelson (a cuyo personaje por fin vemos sobrio y no está mal) y Philip Seymour Hoffman, Donald Sutherland y Stanley Tucci (que siguen en su línea con respecto a la uno y la dos).

Desde el punto de vista visual, se nota un cambio en Sinsajo 1, y es que los efectos especiales tan llamativos de las otras en esta se han visto reducidos casi en su totalidad. Unos decorados más reales y con menos croma contribuyen también a marcar la diferencia. Además, algo que está muy bien, y que no hacen casi en las otras entregas ni en otros filmes es insinuar más que enseñar. Por ejemplo, no tenemos una vista clara de cómo es la ciudad donde está el Capitolio, ni se ve cómo quedó la zona donde tuvieron lugar los juegos, ni se muestran los bombardeos que se realizan sobre el Distrito 13, que está bajo tierra, por ejemplo (algo que, por cierto, está muy bien, porque aporta mayor realismo, ya que si nos pasara a nosotros y estuviéramos en un campamento bajo la superficie, no veríamos cómo lo bombardean, sino solo el interior donde nos encontráramos).

Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1 supone un giro radical con respecto a las dos anteriores películas. Una entrega en la que, a diferencia de estas, hay muchos más diálogos sobre la situación en la que se encuentran y sobre lo que pasará, que escenas de acción. No obstante, no decae el interés al mantener al espectador en vilo para ver no sólo qué va a pasar con Katniss y Peeta, sino para saber, además, si por fin habrá guerra entre los rebeldes y el Capitolio y cuál será su desenlace. 

Puntuación
 ¿Habéis visto Los Juegos del Hambre: Sinsajo Parte 1?
¿Queréis verla? 

11 comentarios:

  1. Yo la he visto y la verdad es que me gustó.
    Esperaba un poco más pero en conjunto me encantó jaja
    Un beso ^^
    Te espero por mi blog :)

    ResponderEliminar
  2. Tengo unas ganas tremendas de verla, aunque en mi opinión no deberían de haberla divido en dos :S

    Un beso ♥

    ResponderEliminar
  3. Yo soy super fan de los libros, y me encantaron las dos primeras películas.
    Mañana voy a ver Sinsajo 1ª parte y lo estoy deseando, pasamos a otro nivel, ya los juegos no existen y vemos como se gesta la guerra entre el capitoloo y los distritos reprimidos tantos años por Snow. Es otro planteamiento interesante, lo que no me gusta es que partan el tercer libro en dos películas, en este caso no hay necesidad, simplemente obedece a explotar la gallina de los huevos de oro.
    Un saludo!!.

    ResponderEliminar
  4. Hola^^
    Me gustó mucho, creo que está muy bien equilibrada la acción con las partes más tranquilas.
    besos!

    ResponderEliminar
  5. A mí en llamas me gustó muchísimo, tanto el libro como la peli. El libro de sinsajo fue un total aburrimiento casi hasta el final, por eso cuando me enteré de que la peli se iba a dividir en dos ya me mentalicé de que no me gustaría tanto, pero bueno, la veré mañana a ver que tal.
    La última parte seguro que será super genial! Tipo Harry Potter y las reliquias de la muerte segunda parte.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. QUitando el final, que te deja con ganas de más, y que se podia haber hecho en una sola película, he disfrutado de la entrega como una enana. Ahora toca esperar un poco >:<

    ResponderEliminar
  7. Mañana voy a verla!! No puedo esperar!!
    Un besito desde chicnewgirls.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. He leído críticas de todo tipo, pero me quedo con la tuya. Has hecho que me entren ganas de verdad de verla. Aunque el hecho de que la hayan dividido en dos partes me fastidia bastante, pero en fin.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  9. la ví el miercoles, no puedo creer que tenga que esperar un año!! jajaja

    ResponderEliminar