martes, 4 de noviembre de 2014

Crítica de cine - Drácula: La leyenda jamás contada (Gary Shore)


Título: Drácula: La leyenda jamás contada
Título original: Dracula Untold
Año: 2014
Duración: 92  minutos
Director: Gary Shore
Guión: Matt Sazama, Burk Sharpless
Reparto: Luke Evans (Vlad), Sarah Gadon (Mirena), Art Parkinson (Ingeras), Dominic Cooper (Mehmed), Charles Dance (Vampire), Paul Kaye (Hermano Lucian), William Houston (Cazan), Noah Huntley (Capitán Petru), Ronan Vibert (Simion), Zach McGowan (Shkelgim), Dilan Gwyn (Institutriz)
País: Estados Unidos
Género: Drama, Acción, Fantástico
Productora: Michael De Luca Productions
Distribuidora: Universal Pictures
Música: Ramin Djawadi
Fotografía: John Schwartzman
Calificación: No recomendada para menores de 16 años 

Sinopsis

Año 1462. Transilvania disfruta de un prolongado periodo de paz bajo el dominio del justo y luchador Vlad III, príncipe de Valaquia, y de su amada esposa Mirena. Juntos han firmado tratados de paz para el país y se han asegurado de que el pueblo esté protegido del avance del Imperio Otomano, decidido a conquistar el mundo. Pero cuando el sultán Mehmed II exige que se le entreguen mil niños, entre ellos el hijo de Vlad, para incorporarlos a las filas de su ejército, Vlad se enfrenta a una difícil decisión: hacer lo mismo que hizo su padre con él y entregar a su hijo al sultán o buscar la ayuda de un monstruo para derrotar a los turcos, a sabiendas de que su alma será encadenada para la eternidad. Vlad viaja a la Montaña de la Muela Rota, donde busca a un terrible demonio para llegar a un trato con él. El príncipe tendrá la fuerza de cien hombres, la velocidad de una estrella fugaz y el poder de derrotar al enemigo, pero a cambio sufrirá una sed insaciable de sangre humana.

Opinión personal

Desde que supe que iban a sacar otra película sobre el famoso Vlad III, El Empalador, me negué en rotundo a verla. No es que sea una amante empedernida de la versión de Francis Ford Coppola de los años 90 y crea que es imposible mejorar algo tan bueno (ya que, para seros sincera, tampoco le encontré mucho la gracia). En cualquier caso, este nuevo filme no me atraía en absoluto, por mucho que Luke Evans fuera el protagonista. No obstante, la famosa Fiesta del Cine (gran acierto sin duda), unido a que nuestra colaboradora Alexa estaba como loca por verla, me llevaron a estar allí, en una sala repleta de gente, para darle una oportunidad a la cinta dirigida por Gary Shore.

Así que ahí estaba yo, preparándome psicológicamente para tragarme un rollo de hora y media, cuando dio comienzo la película (sé que no está bien tener x ideas preconcebidas, pero como os digo muchas veces, es casi inevitable).
Tras una infancia de brutalidad y formación para convertirse en un sanguinario asesino sin conciencia, Vlad III, redimido de sus pecados, trata de mantener el período de paz del que disfruta Transilvania. Sin embargo, la orden por parte del sultán otomano Mehmed II de que le entreguen mil niños, incluido su hijo, hacen que el príncipe se aventure hasta la Montaña de la Muela Rota en busca de ayuda para salvar a su pueblo. Allí, tras hacer un pacto de tres días con el extraño ser que en ella se encuentra, se convertirá en una criatura insaciable de sangre: el temible y mítico Drácula.

Y es que si actores tan conocidos como Gary Oldman, Tom Cruise y Brad Pitt ya se metieron de lleno en sus respectivos papeles de chupasangres (dejemos al margen a la familia Cullen), el atractivo Luke Evans no iba a ser menos, transformándose en el rey de los vampiros y dando la talla con un personaje para el que inicialmente no me convencía. Eso sí, peli vista y oportunidad dada, Evans demuestra que sabe sacarle provecho a este nuevo Drácula, cuya historia, al igual que ocurre con Maléfica, nos desvela una figura muy diferente a la que todos ya conocíamos. Por su parte, en cuanto al resto del reparto, me gustaría resaltar a Dominic Cooper. El que fuera el amor de Amanda Seyfried en Mamma Mia!, así como el padre de Tony Stark en Capitán América, entre otros, se encarga de interpretar al sultán otomano, trabajo que, por cierto, no hace nada mal, aunque se me haga raro verle como malo malísimo.

En cualquier caso, y a pesar de que en ocasiones determinadas se lo flipan un poco, Drácula: La leyenda jamás contada es una película que ha conseguido mucho más de lo que esperaba. Con una duración y ritmo perfectos, ha logrado que mantuviera el interés sin apartar ni siquiera un segundo la vista de la pantalla. Por ello, tanto si os va el rollo vampiros como si no (nada que ver, como ya he dicho, con Crepúsculo), es un filme que podéis ver con total tranquilidad. Así que ya sabéis: no os preocupéis, que no muerde…

Puntuación
 ¿Habéis visto Drácula: La leyenda jamás contada?
¿Queréis verla?


16 comentarios:

  1. Yo tenía ganas de verla en el cine, pero unido a que he estado muy liada estas últimas semanas, y que han echado pestes sobre la peli, creo que la veré en casita y en el cine veré Rec4.

    Me ha gustado tu reseña.

    Un saludo!!!.

    ResponderEliminar
  2. La veré sí o sí ya que mi sobrino está deseando verla y la veremos juntos.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  3. Yo fui sabiendo que iba a salir encantada del cine, y así fue.
    Me encantó, me encantaron los actores, me encantaron los efectos y me encantó la historia mezcla de realidad con mito. Y necesito más de Drácula urgentemente jajaja

    ResponderEliminar
  4. Hola^^
    Tengo muchas ganas de verla! Adoro a Luke Evans.
    besos!

    ResponderEliminar
  5. No me importaría verla, la versión de Coppola me gusto bastante y sería interesante verla, besotes

    ResponderEliminar
  6. He leído muy buenas críticas para esta película, me gustaría verla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola! estoy deseando ver esta nueva versión del mito de Vlad, personaje histórico que me atrae y me horroriza por partes iguales.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que hace ya un tiempo que quiero verla y lo haré porque tiene muy buena pinta! Me alegra haber leído tu reseña :)
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  9. yo tengo ganas de verla porque me va mucho el rollo vampiro pero no se por que me genera algo de desconfianza, espero que me guste tanto como a ti
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Hasta ahora sólo había leído críticas malísimas sobre esta película y, de hecho, me pasó como a ti: cuando me enteré de el estreno de la película no tenía para nada pensado verla, pero ahora has conseguido que me lo piense. Además, como viene el tiempo este caca, tendré tiempo de ver pelis, de sobra ^^

    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. Yo quería haber ido en la fiesta del cine pero al final opte por perdida (y las tortugas ninja xD) No es que me llame especialmente pero por el trailer no tenia mala pinta. si la sacan en la repesca seguramente vaya a verla ^^

    ResponderEliminar
  12. Tengo ganas de verla, a ver cuando voy al cine.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  13. Tenía muchas ganas de verla, ahora lo dudo un poco.

    ResponderEliminar
  14. No he querido leer la sinopsis y me he saltado algunas cosas para que no me la "destripes" porque me quedé sin poder ir esos días que era más barato y espero poder verla en casa, tranquilamente, en el sofá y con palomitas y manta

    Un abrazo
    menos1000ymas30.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Creo que la actuación de Luka Evans es fantástica, me agradó muchísimo esta película, es una propuesta interesante para que veamos un lado distinto de Drácula.

    ResponderEliminar