lunes, 24 de marzo de 2014

Crítica de cine - Una vida en tres días (Jason Reitman)

Película: Una vida en tres días
Título original: Labor Day
Dirección: Jason Reitman
País: USA
Año: 2013
Duración: 111 min 
Género: Drama, romance
Interpretación: Kate Winslet  (Adele), Josh Brolin (Frank), Gattlin Griffith (Henry), Tobey Maguire (Henry de adulto), Tom Lipinski (Frank de joven), Clark Gregg (Gerald), Brighid Fleming (Eleanor), Maika Monroe (Mandy), Alexie Gilmore (Marjorie), Lucas Hedges (Richard), James Van Der Beek (agente Treadwell), J.K. Simmons (Sr. Jervis)
Guion: Jason Reitman; basado en la novela “Como caído del cielo”, de Joyce Maynard
Fotografía: Eric Steelberg  
Distribuidora: Paramount Pictures Spain.
Estreno en España: 14 Marzo 2014
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años
 
Sinopsis
 
Henry Wheeler es un niño de 13 años que se esfuerza por ser el hombre de la casa y cuidar de su solitaria madre en pleno torbellino de la adolescencia. Un día, ambos conocen a un hombre necesitado de ayuda que les convence de que le lleven a casa, donde descubren que es un convicto fugado. El interminable fin de semana del Día del Trabajo les marcará para el resto de sus vidas.


Opinión personal

Una vida en tres días es una película dirigida por  Jason Reitman, que también ha sido el director de cintas como Juno o Young Adult. No he visto ninguna de ellas, por lo que no puedo comparar su labor como director en ellas y en la que hoy analizamos. Sin embargo, su trabajo en Una vida en tres días me ha gustado, ya que en ella he encontrado una historia romántica, pero no demasiado empalagosa, con un cierto aire a las historias de Nicholas Sparks (cuyas películas me encantan) y con una fotografía cuidada y bonita.
 
Si tuviese que hablar sobre los personajes principales, destacaría tres: un niño de 13 años llamado Henry Wheeler (Gattliin Griffith), su madre, Adele (Kate Winslet) y un preso que se ha escapado de la cárcel y que está en busca y captura, Frank Cambers (Josh Brolin). A lo largo de la película vamos conociendo muy bien a cada uno de ellos. A Adele y a Henry por la voz en off del pequeño, que con sus palabras nos va introduciendo en su historia y en la de su familia. Una historia en la que el miedo, el desamor y la falta de esperanza, sobre todo por parte de ella, son los principales elementos. Henry es el mayor apoyo para su madre, ya que desde que su padre les dejó y empezó una nueva familia con su secretaria, algo en el interior de Adele se rompió. Y por eso, ahora su vida no se caracteriza por la alegría, por las salidas de casa, ni por los grandes cambios. Sin embargo, todo cambia cuando el Día del Trabajo, en el centro comercial, un hombre herido se acerca a Henry y le dice que él y su madre tienen que ayudarle a salir de allí y llevarle a su casa. La pregunta es: ¿cuáles son su intenciones? ¿Buenas o malas? Y es que lo que comienza siendo una historia que apunta hacia una dirección, poco a poco va convirtiéndose en otra muy distinta.
 
Es cierto que la película me ha gustado bastante por varias cosas: las interpretaciones, la historia de los personajes, el reflejo de sus sentimientos, la fotografía, la forma en la que vamos sabiendo qué ocurrió antes de que se conociesen..., pero también ha habido algunas cosillas que no me han terminado de convencer. En primer lugar el ritmo, que durante la primera mitad de la cinta se hace un poco lento y pausado, provocando en el espectador la necesidad de que los hechos vayan un poco más rápido. En segundo lugar, la música, ya que he echado de menos alguna canción más representativa para identificar la historia de Adele y Frank. Y en tercer lugar, y aunque yo casi nunca me suelo quejar de esto, la traducción que han hecho del título. En ingles es Labor Day, por lo que tiene sentido con la historia, pero en español es Una vida en tres días, y lo más curioso es que luego la trama, si no me equivoco, no se desarrolla en tres días sino en cinco. Eso sí, estas cosas negativas se olvidan de alguna forma gracias la segunda mitad de la película, y especialmente gracias a su desenlace. Muy emotivo y bien presentado al espectador. A mí, por lo menos, me dejó muy satisfecho.
 
En definitiva, Una vida en tres días es una película bonita y con una historia en la que los sentimientos tienen bastante peso. Quizás no sea un peliculón, pero creo que merece darle una oportunidad por todos los elementos positivos que en ella hay. Al fin y al cabo, siempre nos podemos sorprender con aquello que menos esperamos, ¿no?
 
Puntuación
¿Habéis visto esta película?
¿Os gustaría ir a verla?
 

12 comentarios:

  1. Creo que me has convencido para verla

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por pasarte por mi blog, comentarme y por supuesto por seguirme. Yo también me quedo por aquí. ^^

    Esta peli no la he visto pero me la apunto para hacerlo, tiene muy buena pinta.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Me llama bastante la verdad. Aunque no tengo ni idea de cuando podre verla.

    ResponderEliminar
  4. Creo que haré lo posible por verla aunque no se si encontraré con quién porque con este tipo de pelis siempre me quedo sola. Yo vi Juno y me gustó muchisimo
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. No termina de llamarme, pero como Kate Winslet me gusta mucho puede que le de una oportunidad ^^

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Tengo muchas ganas de verla! acá en México se quedó como "Aires de Esperanza".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me apetece bastante verla ^^ No espero que sea una gran película, pero no sé, quizás me sorprenda :D

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Mcoth!

    La verdad es que así a primera vista no me llama mucho la atención, pero después de leer tu crítica me ha picado mucho la curiosidad, así que la veré, aunque iré con la idea de que no voy a encontrarme un peliculón =P

    Muchos besitos!! =)

    ResponderEliminar
  9. Apuntada como pendiente, espero que me guste mucho :)

    ResponderEliminar
  10. Tengo ganas de verla, así que me la apunto.
    Un besito!!!!.

    ResponderEliminar